Cárcel Federal: la obra estaría concluida en el segundo cuatrimestre de este año

Lo confirmaron funcionarios nacionales y provinciales que ayer recorrieron las instalaciones del complejo penitenciario.

El ministro de Planificación e Infraestructura Pública, Mario Isgro, acompañó al director nacional de Gestión de Obras, Carlos Ramírez, en una recorrida por el Centro Federal Penitenciario de Cuyo que se construye en la localidad de Campo Cacheuta, Luján de Cuyo.

“Una obra muy importante para poder ampliar la capacidad penitenciaria federal. La hemos estado recorriendo y la verdad es que nos llevamos muy buena impresión. Vemos que en los próximos 150 días estaría concluida”, indicó Ramírez.

Por su parte, el ministro Isgro hizo hincapié en las características de diseño constructivo que apuntan a la reinserción social de los hombres y mujeres que purgan allí sus condenas judiciales.

El funcionario resaltó el aspecto técnico de la obra, que, según indicó, alcanza un “beneficio especial por el impacto social de tener un sistema de edificios carcelarios modernos que permitan contribuir a la recuperación e ir renovando un sistema penitenciario y judicial que tiene muchos años en Mendoza”.

En este sentido, indicó: “Aspiramos a no tener que construir más edificios carcelarios a futuro y que todo el sistema sea ejemplar en la provincia”.

Según estimaron los técnicos y funcionarios, la fecha de finalización está prevista para los primeros meses del segundo semestre de 2021, que coincidirá con otro aporte importante al sistema judicial de la provincia que es el Polo Judicial.

Después de un año de paralización por pandemia y tras la llegada de fondos provenientes de la Nación, el Gobierno provincial continúa con las tareas de construcción del sector de mujeres donde se concretan los trabajos de terminaciones internas relacionadas con los dispositivos de seguridad.

Al momento de la paralización, en marzo de 2020, los trabajos alcanzaban al 98 por ciento de la obra a la que, luego, se sumaron otras labores adicionales. Para reanudar los trabajos, la inversión rondó $269 millones.

Entre ellos se cuentan las terminaciones en el sector central, donde se emplazan el edificio de control de seguridad interna y los talleres de mantenimiento. Además, se terminarán los trabajos en la subestación eléctrica principal, que depende de dos tipos de tareas: internas y externas, las primeras a cargo de la UTE constructora, y las segundas, que deberá encarar la empresa prestadora del servicio eléctrico.

Cabe recordar que antes de la pandemia se habilitaron 706 plazas del sector de hombres y, una vez concluidos las obras que restan, se dispondrá de 192 alojamientos para mujeres.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....