Cuestión de prioridades

Si no priorizas tu vida, alguien más lo hará”. Esta  es  una  de las  frases  de  un gran libro  sobre  la  temática  de  las  prioridades  en la  vida,  puede  que no  lo  hayas  pensado,  o  no  seas  consiente de  esto,  pero  las  prioridades  están allí, aunque no  las  veas.  Una  de las  formas  de medir cuál  es  tu  prioridad número uno en tu vida, es saber qué  cosas  consumen  tu tiempo cada  día.

Muchas  veces,  al  hacer  una  reflexión de qué  es lo más  importante  en  nuestra  vida  cotidiana,  podemos  sentirnos  incomodos  al  darnos  cuenta  que hay  muchas  contradicciones  en nuestra  vida  cotidiana, como por  ejemplo: si dices  que  tu  familia  es lo  más  importante  para  ti  y  prioridad  número  uno y  pasas  en el  trabajo  un 90% de  tu  tiempo  y  sólo  un 10%  con  tu familia,  claramente puedes  hacerte  consciente  de   que  hay  una  incoherencia.

Marco Aurelio  decía: “El que vive en armonía consigo mismo vive en armonía con el Universo”. ¿Pero qué  cosas  son  las  que  interfieren  con nuestras  escala  de prioridades en la  vida? Lo primero  es  nosotros  mismos, podemos interferir  con  nuestras verdaderas  prioridades  no  siendo  capaz  de  decir  que  no  a  aquello  que no  es  importante realmente  para  nosotros. Es  muy  importante  ser  bondadoso y compasivo  con los  demás , eso  es  muy  valioso en nuestra  sociedad, pero  siempre  que  no  despreocupemos  nuestra  vida.

«Yo elijo«, «Solo unas pocas cosas realmente importan«; entonces,  caben acá  muchas  preguntas: ¿Qué  cosas  son las  más  importantes  para ti  en tu  vida? ¿Qué  cosas  te  mantendrían  con  entusiasmo  en la  vida,  a pesar  de  perder  otras  cosas?. Trazar  una línea  clara, entre  los intereses  y  aquello que  es  importante  realmente  para nuestra  vida. Vivimos  en una  cultura  en que  todo nos  lo quieren  vender y  el   marketing  y la  publicidad  pueden  nublar  nuestra vista  de  aquellas  cosas  que  son  vitales  para  nosotros. Muchas  veces  tenemos  tiempo para  ver  3  horas  de  películas, pero  no  tenemos  1  hora para  salir  a caminar  o  hacer  ejercicios.

Alguien  dijo: “cuando las  prioridades  están claras  las  decisiones  se  hacen  sencillas”. Nuevamente , y como lo he  reiterado en mis  escritos, vivimos  en una  cultura de  mucha  distracción y mucha  entretención, y  no estoy demonizando  esto, pero  es  muy  fácil que  equivoquemos  nuestras  prioridades  de  vida, con  tanta  cosa  en nuestra  cabeza. Hay cosas  que son urgentes  y demandan  nuestra  atención y acción  casi inmediata, y  otras  cosas  son  importantes,  porque  tendrán un efecto a más  largo plazo, pero no  son urgentes. Gandhi  decía: “Las  acciones  expresan las  prioridades” y “Nadie  está  muy ocupado,  todo  es cuestión de prioridades”.

Namaste.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....