Cultivar la intuición

Aunque  todos,  de  alguna  manera,  tenemos  esta  capacidad  innata  de tomar  decisiones, podemos decir  que  nuestra  valorada inteligencia,  un  área predominante  en nuestro  cerebro  superior, interfiere  en muchas  de nuestras  decisiones importantes.

No  todo el mundo  sabe  conectar  con esta  voz  interior, podríamos  decir,  que  este  es un tema  entre  el   corazón y la  razón. Decía Steve Jobs que “la intuición es algo muy poderoso, más que el intelecto”. Y tenía  razón. De hecho, él mismo demostró, al igual que muchos grandes genios, que la intuición es una potente herramienta, y más en un mundo  donde  se  sobre valora  el  intelecto. Incluso el mismo Albert Einstein decía: “La única cosa realmente valiosa es la intuición”. Pero, realmente, ¿que  querían  decir  estos  genios?.

A lo largo del día, las personas tomamos una media de 35.000 decisiones y tan sólo somos completamente conscientes de una pequeña parte de ellas, creo  que sólo el 1%.  ¿Por qué  es  tan  importante  prestar  atención a  esta  voz?.

Podemos ser  más  intuitivos  en la  medida  que  nos  acerquemos  más  a nuestro  cuerpo, no  con agresividad,  sino  con  sensibilidad, ¿Por qué?. Porque  la  cuna  de la  intuición es  nuestro  cuerpo y  debemos desarrollar  la  conciencia  corporal. En realidad  vivimos  lejos  de  nuestra  corporalidad.

Tenemos,  en nuestro  cerebro  una  región, entre  los  lóbulos  frontales,  llamada  Ínsula, que  cartografía  todo  nuestro  cuerpo: intestino, hígado, riñones,  corazón, etc. La ínsula está  llena  de conexiones  neuronales que regulan funciones viscerales, enviando  señales al  corazón  para que  aumentar  su  pulsación  o  enlentecerla. Es importante conocer y aprender  las señales que  el  cuerpo nos  está  entregando  a  cada  instante a través  de miles  de  sensaciones, como cuando  te  enojas, cuando  tienes  miedo, cuando  estas  triste o alerta  por algo  extraño. Sin embargo  muchas  veces ignoramos  estas  señales  y  no  entendemos  el  idioma  del  cuerpo. Creo que  este  es un  tema  con un perfil  que  podemos  ilustrar  con  el  alto  consumo de  estimulantes  de todo  tipo.

Como  lo  dicen  muchos  autores  contemporáneos,  vivimos en una  sociedad  agotada y  cansada. Pero,  hay  alguna  posibilidad  de  frenar  esto?.  Si,  comenzando a sentir y  llevar  la  atención a  lo que  nuestro  cuerpo  nos  está  diciendo. Los altos niveles  de obesidad en el mundo occidental muestra  que  hay  una gran sordera  de lo que  el  cuerpo  te dice y cuando  hay que  parar  de comer. Puede  que  estés en  estos  momentos  muy  agotado, y  esas  señales  de cansancio  que  te envía  el  cerebro, incluso  a través  de un dolor  de  cabeza, no  las  estas  escuchando.

Toda la información que nuestro cuerpo registra es mil veces más poderosa  que los  razonamientos  frente  a  situaciones  cotidianas como  alguna  emoción que  está  apunto de  emerger y, que  si  eres  sensible  al  lenguaje  de tu  cuerpo,  quizás  la  puedas  regular o moderar y  no haga  tanto  daño cuando  salga  al  entorno  social. Hay  una  sabiduría  corporal  que  occidente  recién  está estudiando pero  que  oriente  la  conoce  hace  miles  de años, a  través de  técnicas  como  el Yoga, la  meditación o el  Tai Chi. Si tienes  algún  lugar  donde  puedas  asistir  y  comenzar  algún entrenamiento,  hazlo, podrás  comenzar  a  escuchar  el  suave  lenguaje  de  las  sensaciones  de tu  cuerpo en  el  cual  hay  una  sabiduría  inmensa. .. Quizás  por  eso  Jiddu Krishnamurti decía:” La intuición es el susurro del alma”. Namaste

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....