En vivo: Diputados debate el Presupuesto 2023

En sesión especial, con 5 horas transcurridas de debate y 17 restantes, el oficialismo busca aprobar el proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal 2023. Los puntos a tener en cuenta y el minuto a minuto de todo lo que pasa. Desde la redacción de Diario El Cogollito.

Una sesión que se estima con una duración de 22 horas. Se estaría votando al rededor de las 7:00 de la mañana del miércoles. Además, el debate viene con cuestionamientos por loas ajustes que se harán, como por ejemplo en el área de Educación, donde se achicará la partida monetaria a ese ministerio en un 15,5% en relación al año anterior. Además hay disconformidad con el artículo 100 de la Ley, dónde se integra al pago del Impuesto a las Ganancias a los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Otras claves para el debate, dentro del proyecto, son: el recorte a las asignaciones familiares y tarjeta Alimentar, excepción de pago de ganancias para adicionales y horas extras que cobran los camioneros y la potestad del Poder Ejecutivo al aumento de retenciones cuando lo crea necesario.

Además, en relación a lo que se propone en el texto, el Presupuesto 2023 prevé que: el gasto en general que se prevé para el próximo año es de 28.954.031.315.031 pesos, se calcula que de todo ese gasto, se usen $22.554.178.961.624, lo que dejaría un superávit de 6.399.852.353.407 pesos. Además, se estima que haya un crecimiento del 2% del PBI y una inflación interanual de 60%. Otra expectativa del Gobierno es la de reducir el déficit fiscal, ya que en 2022 fue del 2,5% y el objetivo es que el año próximo sea de 1,9%.

Poco despues de las 14 horas, comenzó la sesión en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, donde su presidenta, Cecilia Moreau, dio inicio a la misma. Posteriormente, abrió la ronda de debates el diputado Carlos Heller.

Seguí la sesión en vivo:

Los argumentos que se han escuchado en el recinto

Para defender el dictamen de mayoría, el diputado Carlos Heller (FdT), titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda, señaló que, en el marco de un escenario global, “estamos tratando un conjunto de supuestos sobre la evolución de las variables volátiles de la economía y las finanzas”. “Somos conscientes de que son muchas las cosas que tenemos por delante para resolver y este proyecto va en esa dirección”, manifestó.

Como miembro informante, el diputado especificó que, dentro de la proyección presupuestaria, “los salarios crecerán un 2%, la inflación está prevista en el 60% y se pasará de un descenso del déficit fiscal del 2,5 al 1,9%”, entre otros puntos destacados. “Este no es un presupuesto de ajuste”, aseveró, al tiempo que explicó que “el presupuesto está orientado en cinco pilares:  infraestructura, ciencia e innovación, salud, educación e inclusión social activa con perspectiva de género”.

Finalmente, Heller aseguró que “el dictamen final”, producto de un intenso debate en Comisión, “es una versión mejorada respecto a la enviada por el Poder Ejecutivo”, y cuenta con “la incorporaron de más de 30 modificaciones propuestas por diputadas y diputados de distintos bloques políticos”.

Por su parte, el diputado del PRO Luciano Laspina, en primer lugar, valoró las “formas” del tratamiento del proyecto, donde se recibieron funcionarios y se tuvo un “debate civilizado” con respecto a lo que necesita la argentina en materia fiscal. En contrapartida, señaló que “estamos en un final de ciclo”, donde en el presupuesto se ejecuta un «recorte del gasto público», lo que es -según su criterio- “un reconocimiento explícito y es el principio de una nueva forma de discutir el tratamiento de las cuentas públicas sin medias verdades ni slogans indefendibles”.

“Celebro el retorno, un poco tardío, a la racionalidad fiscal por parte del gobierno para intentar salir de la pesadilla recurrente en la cual viven los argentinos generadas por razones fiscales”, sostuvo al tiempo que añadió: “La gente tiene pánico del statu quo, la inflación que no para de subir, la pobreza, la falta de empleo y la inseguridad”. Y, prosiguió: “No hay ningún cambio que pueda asustar a la sociedad que quiere salir de lo que vive día a día”.

Sobre la exención impositiva para los trabajadores del sindicato de Camioneros, en el artículo 104, Laspina lo consideró “un sinsentido poner este privilegio en el medio de la crisis social, política y económica”. “Este Congreso no puede ser rehén de una corporación, mucho menos las que tienen comportamiento extorsivo y mafioso”, subrayó. Por último, instó a construir “una nueva mayoría que nos saque de esta pesadilla del descontrol fiscal que nos ha llevado el kirchnerismo”, donde insistir con “las mismas recetas nos va llevar al fracaso”. “O somos el cambio o no somos nada”, concluyó.

Luego, el diputado Marcelo Casaretto (FdT) se refirió al artículo que dispone la eliminación de la exención de ganancias para los jueces de Argentina, y en ese sentido, especificó: “No se tocan las remuneraciones, sino que se plantea un esquema de igualdad tributaria entre todos los ciudadanos». Desde la UCR, Víctor Hugo Romero manifestó que, “si bien este presupuesto es mucho más realista que el presentado el año pasado”, -consideró- “no define un programa de gobierno ni crea señales fuertes para cambiar el rumbo de nuestro país”.

Al anticipar el acompañamiento en general al proyecto, Alejandro Rodríguez, de Identidad Bonaerense, criticó a quienes quieren gobernar a partir de 2023. “Están planteando solo ajuste de reducción del gasto y se empiezan a enamorar de la presión tributaria”, indicó. Al respecto, ratificó que “Argentina necesita invertir y generar empleo”. Por otro lado, cuestionó el hecho que el Poder Ejecutivo insista en que el Congreso le delegue facultades para fijar retenciones.

En tanto, Nicolás Del Caño (PTS-FIT-Unidad) subrayó que “este es un presupuesto de ajuste”, que no está pensado y elaborado “en función de las necesidades populares”, sino que está diseñado con el fin de “pagar la deuda fraudulenta que nos dejó el gobierno de Macri, impagable, una verdadera hipoteca para el pueblo argentino”. Al referirse al tema de ganancias, ratificó que “no estamos de acuerdo que se incorpore a los trabajadores del Poder Judicial, porque el salario no es ganancia”.

“Este Presupuesto está diseñado para pagar la deuda, algo totalmente impagable. No está pensado en función de la educación y la salud, donde el recorte acumulado para la salud pública es del 35%, en términos reales, entre 2021 y 2023”, cerró Del Caño.

En tanto, su colega, Myriam Bregman dijo que: “Llegamos aquí cumpliendo con el FMI y de su mano, y también porque sigue vigente la Ley de Entidades Financieras, porque especulan con los alimentos y con los medicamentos. Este Presupuesto es un ataque escandaloso al pueblo trabajador”.

Desde Avanza Libertad, el diputado José Luis Espert hizo hincapié en las cuestiones fiscales y consideró que, “seguramente la economía no crecerá el próximo año», y que, «probablemente, la inflación será el doble de la citada en el Presupuesto”; mientras que su par Javier Milei (La Libertad Avanza) enfatizó: “Vamos a rechazar este presupuesto. Creemos que el déficit fiscal es inmoral”.

Desde el interbloque Provincias Unidas, Luis Di Giacomo, expresó que: «Desde nuestro interbloque, no acordamos con impedir el tratamiento trabando la realización de la sesión legislativa con el voto negativo en general, creemos que ese no es el camino. Adelantamos entonces el apoyo al Presupuesto en cuestión».

“Este Presupuesto es más razonable y la crisis que atraviesa el país merece otro tipo de voluntad. Nosotros vamos a acompañar en general pero les pedimos mayor responsabilidad y que dejen de mirar para otro lado”, dijo el Diputado Nacional por La Rioja.

En tanto, Margarita Stolbizer expresó que: “El problema que tiene la Argentina es la incertidumbre que afecta a la sociedad y a la economía, por supuesto que la inflación tiene que ver con esa incertidumbre que salta a partir de la inestabilidad que transmite un gobierno”.

Por su parte, el diputado López Murphy argumentó que: «Este Presupuesto tiene un marco macroeconómico altamente inadecuado. El país está siguiendo una estrategia que es inviable; se ha atado al dólar que es una moneda que se revalúa a escala internacional y el tipo de cambio se ha venido atrasando”.

Maxi Ferraro, presidente de la Coalición Cívica Ari, expresa que: “Podrán tener nuestro voto para retomar una senda de crecimiento, producción y generación de empleo en Argentina, pero jamás lo tendrán para comprometer el futuro de niñas, niños y adolescentes en este contexto de catástrofe educativa”.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....