Estamos empezando la cuarta ola de covid-19 en Argentina

Así lo afirmó la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti. Se reportaron casi el doble de positivos que la semana pasada, pero no se piensa en restricciones para frenar la curva de nuevos casos.

A esta suba de casos se le debe adicionar un importante elemento a tener en cuenta que podría evidenciar incluso más positivos de los que hay: hace ya unos meses que el Gobierno modificó los criterios de testeo y estos sólo se realizan sobre individuos priorizados, es decir, con comorbilidades o riesgo de internación.

Así, se abre la posibilidad de que los casos registrados sean tan solo una pequeña porción de los que realmente se encuentran contagiados actualmente.

1. NUEVAS VARIANTES
La variante Ómicron del Covid-19 fue la primera muestra de una cepa «hiper contagiosa», generando olas de casos récord en decenas de países y en muy poco tiempo. Sin embargo, la pandemia no terminó con Ómicron: la cepa evoluciona y los científicos ya han detectado distintas variantes de esta misma mutación.

De Ómicron BA.1 y BA.2, causantes de la ola que azotó a la Argentina en el verano, ahora esta cepa presenta nuevas mutaciones y sublinajes como BA.4, BA.5 o BA.2.12.1, las cuales aún se encuentran bajo estudio para conocer sus características y saber si estas representan una nueva amenaza.

Es preciso mantener los cuidados epidemiológicos como el uso de barbijo en lugares públicos y cerrados, la buena higiene de las manos, el mantenimiento de la distancia social, la vacunación al día, entre otras; ya que aún se desconocen muchos de los efectos de estos nuevos sublinajes, que pueden resultar más trasmisibles, peligrosos o tener la capacidad de evadir las vacunas.

2. LA LLEGADA DEL INVIERNO
Además de la llegada del frío, el cual genera un clima más favorable para la trasmisión de virus respiratorios, también surge la problemática de que las reuniones sociales se trasladan a los interiores y estos no suelen tener ventilación cruzada, por lo que se facilita el contagio.

Es preciso recordar que el SARS-CoV-2 es un virus respiratorio que se trasmite a través de las micropartículas que los seres humanos expulsan al toser o respirar, por lo que un ambiente bien ventilado mantiene el aire renovado y hace que el contagio sea más complicado.
Además, en este tipo de contexto es indispensable el uso de barbijo ya que, en caso de encontrarse en un lugar cerrado con muchos individuos y sin circulación de aire limpio, el tapabocas será el único elemento que podrá proteger a un individuo de aspirar el virus.

Es por esto que es fundamental sostener estos dos cuidados básicos: la ventilación cruzada en ambiente cerrados y abarrotados y el uso del barbijo en interiores.

3. EL RITMO DE VACUNACIÓN
Actualmente en el país se han aplicado más de 100 millones de vacunas y unos 37 millones completaron su esquema de dos dosis, sin embargo, tan solo unos 22 millones se aplicaron el refuerzo necesario -tercera dosis- para sostener la inmunidad luego del vencimiento del esquema original de dos dosis.

Es en este marco en el que la vacunación se ha desacelerado con fuerza y son muchos los individuos que ya han perdido la protección otorgada por el esquema original que los casos están en crecimiento.

Por esta razón los autoridades sanitarias continúan instando a la población a que se vacune para evitar el desarrollo de enfermedades graves que lleven a internaciones e incluso fallecimientos y a mantener los cuidados ante este contexto.

Via El Cronista

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....