La luz que entra y se queda

Cerramos este caluroso martes con poesía… que lo disfrutes.

Debe estar pensando en mí,
las flores se han abierto y la luna tiene una sonrisa.

Quisiera que al final las flores vivan
cuando las arranco para guardarlas,
ojalá pudiera darme sus manos
para que jamás dejara de sentirlas.

Hoy la luz entró, la dejé entrar
y decidió quedarse porque es más luz conmigo,
viene y nos desatamos los nudos
mientras floto en sus ojos.

Ahora son sus palabras las que estoy escribiendo,
como podre olvidarlo cuando quiera,
paso de páginas
y sigue estando.

Ojalá mañana sigan vivas las flores.

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribinos ....