Lo que dejó el paso del Presidente por Mendoza

Ayer con opiniones a favor y en contra se realizó la capitalización de IMPSA por 20 millones de dólares y ante este hecho las figuras de la política mendocina se expresaron.

Luego de varias semanas de tratar el tema ayer bajo un caluroso sol mendocino concluyó el proceso de capitalización de IMPSA, hecho que hizo que el Presidente venga a Mendoza. En el acto junto a Alberto Fernández y Rodolfo Suarez estuvieron; el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas; el ministro del Interior, Wado de Pedro; el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela.

También fueron de la partida el director ejecutivo de IMPSA, Juan Carlos Fernández; la gerenta de aprovisionamiento de IMPSA, Paula Vera; la subsecretaria de Economía del Conocimiento de la Nación, María Apólito, y el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló.

Por parte del Gobierno provincial llegaron el vicegobernador de la Provincia, Mario Abed; el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi; los ministros de Economía y Energía, Enrique Vaquié; de Hacienda y Finanzas, Lisandro Nieri; de Gobierno, Justicia y Trabajo, Víctor Ibáñez, y de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana María Nadal. Además, asistieron intendentes y legisladores nacionales por Mendoza.

Esta inversión convierte en accionistas mayoritarios de la compañía tanto al Estado provincial como al nacional.

Ante esto…

La palabra del Gobernador Rodolfo Suarez:

Nos reunimos para capitalizar una empresa mendocina, que es un trabajo que hemos llevado adelante con el Gobierno nacional y la empresa y que lo hicimos rápidamente. No hubo grandes discusiones, porque cuando el sentido común prima y se apoya a una empresa como IMPSA, que genera empleo genuino, nos pusimos rápidamente de acuerdo.

Creo que con estas acciones que hemos llevado adelante y en el contexto que lo estamos haciendo de pandemia, los que estamos hoy aquí damos un gesto de empatía, no solo con el ciudadano común sino con el sector empresario y emprendedor. En los temas estratégicos nos podemos poner de acuerdo y trabajar en forma conjunta. En nombre de los mendocinos va mi agradecimiento a todos los que lo hicieron posible.

Agradezco a los ministros nacionales, porque para que la Provincia pueda estar presente hoy aquí, tenemos el apoyo de la Nación, se hizo un gran esfuerzo para que esto se haga posible financieramente.

La palabra del Presidente Alberto Fernandez:

IMPSA llegó con un problema muy serio, porque la realidad es que estaba en jaque aquella empresa que había desarrollado una tecnología increíble que a mí me había impresionado veinte años antes y que, repentinamente, había entrado en una crisis muy profunda. Y la disyuntiva era cómo salvarla.

Piensen en IMPSA como el país: altamente endeudado, con tasas del 9,5% que había que pagar. Para poder encontrar una solución había que bajar esa tasa. También había que conseguir una espera de los acreedores, a quienes además había que pedirles una quita. Que IMPSA hoy esté aquí de pie es el esfuerzo conjunto de todo eso: de quienes cedieron como acreedores, de los que apoyaron, como el Gobierno de Mendoza y el nacional, para que esta empresa se mantenga en pie y vuelva a funcionar. Y también la fortaleza de quienes tuvieron que asumir el desafío de salir a plantearles la cruda realidad a los acreedores”, agregó el presidente de todos los argentinos.

Sobre la envergadura de esta inversión, Fernández aclaró: “Como bien dijo el Gobernador, que hoy IMPSA se mantenga en pie y emprendiendo una nueva etapa es el resultado del esfuerzo de toda la Argentina, porque el dinero que se invierte desde el Estado nacional es dinero de todo el país apostando a una empresa que se desarrolló en Mendoza donde hay 720 trabajadores mendocinos, pero que queremos que vuelva a tener los 1.300 trabajadores que alguna vez tuvo.

La opinión de Mercedes Llano (Diputada Provincial por el Partido Demócrata)

La estatización de IMPSA constituye un claro ejemplo de cómo la ficticia grieta, nutrida por los partidos mayoritarios para fines electorales, se desdibuja cuando hay negocios y cargos de por medio. IMPSA ha sido un emblema de la gran potencialidad mendocina y, a la vez, es un emblema de cómo las empresas que han interactuado con los populismos latinoamericanos, signados por la inseguridad jurídica y la corrupción, han entrado en el ocaso.

Un populismo que, desde el Estado Nacional y hoy con la anuencia del Gobierno Provincial, se terminará apropiando de una compañía que supo configurar en nuestra provincia un fuerte y simbólico polo tecnológico y que la terminará por fundir, afectando también a todas las pymes con las que interactúa.

La estatización no es la solución indicada. Las empresas públicas se han terminado convirtiendo en fuentes de trabajo y de prebendas en beneficio de familiares y acólitos políticos. En nuestro país y provincia, las empresas en manos del estado, devienen en un festival de déficit, de despilfarro de recursos y de pésima gestión que terminan redundando en la provisión de servicios de bajísima calidad para los ciudadanos. Aerolíneas yAYSAM son dos casos paradigmáticos de inoperancia estatal.

No le estamos proporcionando un salvataje a IMPSA, le estamos tirando desde el Estado un salvavidas de plomo. Basta de buscar las soluciones por el lado de un Estado cada día más omnipresente, inepto y gigantesco.

El Estado no puede asignar recursos a destinos inciertos ante la grave crisis social, económica y sanitaria por la que Mendoza está atravesando y, principalmente, frente al alarmante índice de pobreza registrado por nuestra provincia (44%), valor ubicado por encima de la media nacional.

La opinión de Fernández Sagasti:

Es muy bueno que el Estado nacional, junto con el Estado provincial, haya podido rescatar esta empresa que es insignia para la provincia de Mendoza. Genera trabajo y producción. Es una excelente noticia para festejar.

El modelo productivo de IMPSA será una insignia del modelo de país que queremos: las empresas trabajando, produciendo y, por supuesto, exportando hacia el mundo el trabajo mendocino. Lo más importante de IMPSA es su capital de trabajo, los ingenieros, el know how.

Es muy importante para mí destacar la solidaridad de toda la Argentina con una empresa que nos va a representar en el mundo.

La idea es dar aliento a los trabajadores que están todo el día trabajando y vacunando, así que nos da mucha esperanza que de a poquito estamos logrando combatir esta pandemia que tanto sufrimiento nos ha traído.

El análisis de Guillermo Carmona

La decisión de capitalizar a IMPSA significa muchas cosas a la vez. En primer lugar, es una apuesta al sostenimiento de la producción y el trabajo mediante el accionar de un Estado activo y presente, con un gobierno que no le escapa a los problemas, sino que se hace cargo a pesar de las dificultades. Pero además de ello, esta decisión implica una apuesta a un proyecto de industrialización, desarrollo tecnológico y estratégico, generación de valor agregado de alta calidad, generador de divisas, que posibilita la sustitución de importaciones de bienes que se pueden producir en la Argentina, de sostenimiento de empleo formal y calificado con perspectivas de largo plazo. El solo hecho de que más de 200 ingenieros y 500 trabajadores calificados mantendrán sus ingresos y podrán seguir aportando al desarrollo de la provincia y el país constituye a esta decisión como una de las noticias más importantes y trascendentales de los últimos años. La superación de las marcadas diferencias entre el gobierno nacional y los gobernantes de nuestra provincia para afrontar este desafío también es una muestra de madurez política y del compromiso del presidente de priorizar los intereses de nuestra sociedad por encima de las diferencias políticas.

En el campo de la economía y el desarrollo social, la presencia de Alberto Fernández en la provincia permite visibilizar el enorme compromiso del gobierno nacional con el aporte de recursos, instrumentos y política para afrontar el momento crítico. Destaco algunas de las acciones que más impactan y que no siempre se valoran de ese monumental aporte, solo ejemplos de una larguísima lista de logros que redundan en beneficios para el pueblo de Mendoza:

–              El aumento de la coparticipación en comparación con la gestión macrista-cornejista resulta más que significativo: de algo más de 40 mil millones en 2018 a más de 91 mil millones en 2020, el ingreso de recursos en concepto de ATP (sostenimiento de actividad laboral en empresas), IFE (ingreso para familias durante la pandemia) y otros programas nacionales (alimentarios con Tarjeta Alimentar, sociales de Potenciar, de becas Progresar, y programas de crédito a Pymes) han significado un ingreso de recursos en la provincia sin el cual los daños económicos y sociales de la pandemia hubieran resultado irreparables.

–              La decisión de dejar sin efecto el pacto fiscal del gobierno de Macri, al que accedió Cornejo sin chistar, que implicaba una multimillonaria pérdida de recursos que le correspondían a Mendoza.

–              El cumplimiento del compromiso del gobierno nacional de girar puntualmente los recursos correspondientes a la compensación de los efectos de la promoción industrial en provincias vecinas con destino a la obra Portezuelo del Viento.  

–              El restablecimiento del Fondo de la Soja (de alto impacto en las obras públicas y en diversos programas que se llevan adelante en la provincia) y de los subsidios al transporte y la energía que había dejado sin efecto el gobierno de Macri con el consentimiento del gobierno de Cambia Mendoza.

–              La iniciativa del Frente de Todos para beneficiar con la exención del pago de impuesto a las ganancias a trabajadores en relación de dependencia que cobran hasta $ 150.000 y un importe neto de bolsillo de $ 124.500 tiene un altísimo impacto positivo en Mendoza. De los 235.000 trabajadoras/es registrados en el sector privado en la provincia más de 60 mil son beneficiados por esta medida, lo que representa aproximadamente 3000 millones de pesos anuales que se liberan para el consumo, un número significativo si tomamos en cuenta la situación económica y financiera que atraviesan los mendocinos en general.

–              En el área de la Defensa, también hemos contribuido con ingente cantidad de recursos, desde los que han implicado un fuerte involucramiento de las Fuerzas Armadas en la asistencia durante la pandemia y la vacunación (Operación Belgrano I y II) como en el otorgamiento del Instituto que conduzco de beneficios y reconocimiento de derechos para el personal militar activo y retirado y para sus familias, con una histórica inyección de recursos en la economía provincial:  110 créditos hipotecarios en trámite prontos a ser adjudicados por más de 343  millones de pesos; otorgamientos de más de 190 préstamos personales por más de 50 millones de pesos; pagos de juicios previsionales por casi 470 millones de pesos.

En definitiva, la presencia del presidente Alberto Fernández está constituyendo una oportunidad para poner en evidencia todo lo que nuestro gobierno está haciendo en beneficio de Mendoza y el país. Pero sobre todo su presencia es símbolo de Futuro y de Esperanza para las mendocinas y los mendocinos.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....