Los Derechos Humanos, una deuda con el pueblo

La diputada provincial por la UCR, Daniela García, opinó sobre los últimos acontecimientos que sucedieron ante la ONU, cuando Argentina se abstuvo de condenar la violación de los Derechos Humanos en China y Venezuela.

Nuestra democracia está basada en una premisa irrenunciable: “Los Derechos Humanos se respetan”. A 35 años del Juicio a las Juntas, tenemos que repudiar todo acto que vulnere cualquier tipo de derechos, pero sobre todo los derechos que reconocen y protegen la dignidad de todos los seres humanos.

Es casi irónico que a un mes de que haya salido la película «Argentina 1985» una película que, con mucho tacto, toca uno de los temas más duros que tuvo que atravesar Argentina durante 7 años de terror y miedo que no queremos volver a vivir, el canciller, Santiago Cafiero, se abstenga ante la ONU a condenar las violaciones de los DDHH en China y Venezuela.

El día Lunes 6 diciembre de 2021, la Cancillería Argentina publicaba en su página web, en el portal de noticias, la información para la Prensa N°: 520/21. En la cual se titulaba: “Histórico: Argentina presidirá por primera vez el Consejo de Derechos Humanos de la ONU”. Así, se anunciaba lo conseguido por nuestro país en materia internacional, mediante políticas de Estado, con gobiernos comprometidos en la materia. Ante ello, el Canciller, Santiago Cafiero se expresaba al respecto de la siguiente manera: “Un reconocimiento a nuestro país y su compromiso con los derechos humanos desde la recuperación de la democracia. Tras nuestro pasado trágico, pudimos reconstruirnos como sociedad y generar políticas de ampliación de derechos que hoy son observadas con mucha atención en el mundo como ejemplos a seguir”.

No es la primera vez que Argentina hace la vista gorda ante conductas violatorias de los derechos fundamentales. Podemos nombrar diversas situaciones como ejemplo, tales como: la ausencia total de repudio por parte del Embajador argentino en Nicaragua respecto a la presencia de uno de los acusados en el atentado a la AMIA, al momento de la asunción del dictador Daniel Ortega; la decisión del gobierno nacional argentino de retirar su apoyo a la remisión presentada en la Corte Penal Internacional de La Haya, solicitando la investigación de la comisión de presuntos crímenes de lesa humanidad por parte del régimen de Nicolás Maduro; el voto afirmativo en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por parte de la comisión argentina respecto de investigar presuntos crímenes de guerra contra Palestina; el reconocimiento a los grupos terroristas “Hamas” y “Hezbollah” como estados, entre tantos otros.

No contentos con ello, hoy nuestro país vuelve a cumplir un papel lamentable frente al pueblo argentino y ante el mundo “faltando a su compromiso con los derechos humanos” como sostiene Amnistía Internacional. El organismo emitió un comunicado este viernes con duras críticas a la Argentina por su abstención en la votación de la continuidad de la comisión de las Naciones Unidas (ONU) que investiga las sistemáticas violaciones a los derechos humanos en Venezuela cometidas por el régimen de Nicolás Maduro.

Ante estas situaciones que debilitan la democracia argentina, donde no parece ser prioridad el respeto de los derechos humanos para el canciller argentino actual, es que deviene imprescindible señalar conductas adecuadas y soluciones al respecto, sobre todo si contemplamos los años vividos por parte del pueblo argentino, de violencia extrema bajo gobiernos de facto. Por ello, presenté un proyecto respecto al tema, entre otros, para solicitar al canciller, Santiago Cafiero, que analice el giro inesperado de nuestro país en materia de Derechos Humanos. Para instarlo a repudiar todo comportamiento, acto o suceso que violente los derechos humanos en el mundo, ya que el respeto a estos derechos es tema indiscutible en materia internacional.

Desde la Cámara de Diputados de Mendoza, hemos elevado innumerables pedidos para que se tome conciencia que no denunciar violaciones a los Derechos Humanos nos hace cómplices de las atrocidades cometidas en otros países, y ante este nuevo vergonzoso acto, que una vez más nos hace vivir nuestro canciller y demás representantes del gobierno ante otros países, quiero rememorar la icónica frase de Julio César Strassera, agregando que ese “Nunca más” también está dirigido a los “amigos”  del oficialismo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....