Los Invisibles: Cuidadores/a Familiares de Personas Mayores

Lic. Tatiana Gonzalez Cuzi hoy nos ayuda a ver el rol de las personas que cuidan a algún familiar mayor, su condición de invisibilidad dentro de la familia, para la sociedad y el Estado.

“Lo esencial es invisible a los ojos” – Antoine de Saint-Exupéry.

En el contexto de pandemia que vivimos, las personas mayores están en el foco de atención y preocupación mediática, política y social, debido a que las estadísticas muestran que un 80% de las víctimas del COVID-19 son adult@s mayores. En este marco también se han visibilizado las múltiples vulneraciones de derechos que sufren cotidianamente -y que pre-existen a la pandemia- por ejemplo: largas filas en los bancos para cobrar, ingresos económicos insuficientes, viviendas inadecuadas, horas de espera para trámites, soledad, limitado acceso a la tecnología, maltrato institucional, violencia psicológica y la lista continúa. La pandemia reveló crudamente la necesidad urgente de diseñar y poner en marcha políticas públicas que mejoren la calidad de vida de las personas mayores y su entorno.

Sin embargo, abordar las problemáticas de las personas mayores implica en consecuencia, visibilizar a otro grupo de personas que poseen una estrecha relación con los mayores, son parte esencial de su entorno y que generalmente son invisibles para las familias, los medios de comunicación y el Estado.

¿Quiénes son esenciales en la sociedad, pero son invisibles a nuestros ojos? Les acerco algunas pistas:

  1. El envejecimiento poblacional es una realidad, significa que cada vez más personas están alcanzando edades muy avanzadas y muchas veces llega un momento en que requieren algún tipo de ayuda, en consecuencia, se incrementa la necesidad de cuidados.
  2. En Argentina cerca del 14% de la población son adult@s mayores, es decir personas de 60 años o más, de los cuales aproximadamente el 1,3% se encuentran viviendo en instituciones geriátricas. Por lo tanto; la mayoría de las personas envejecen en sus hogares.

Estos datos nos revelan nuevas preguntas: ¿Quiénes cuidan a l@s adultos mayores cuando enferman o presentan deterioro físico y/o cognitivo?

¿A dónde van si no requieren de internación hospitalaria o no viven en residencias de larga estadía -antes denominado geriátricos-?

¿Qué ocurre cuando las personas mayores simplemente ya no pueden realizar alguna actividad de la vida diaria, como cocinar, manejar, hacer las comprar o ir a la consulta médica sola/o? ¿Adivinaron?Los protagonistas invisibles son los/as cuidadores familiares.

¿Quiénes son l@s cuidadores familiares?

Múltiples estudios indican que entre el 60% y 80% de los cuidados son asumidos por las mujeres de la familia, esposas e hijas que suelen convivir con la persona dependiente, ellas no perciben retribuciones económicas por sus tareas y en los últimos tiempos, muchas mujeres que asumen este rol son a su vez adultas mayores que cuidan a otros más mayores. Los niveles de estrés y sobrecarga aumentan a medida que las mujeres deben combinar las tareas del cuidado con otras responsabilidades laborales, familiares y domésticas.

Esto sucede porque como sociedad naturalizamos que las “tareas de cuidado» son una responsabilidad exclusiva de las mujeres, se cree que ellas están más preparadas biológicamente y que por lo tanto es su función hacerlo, esto es totalmente erróneo y es producto de una construcción social del género que determina las tareas que unas y otros deben realizar en cada momento de su vida. Esta feminización en el cuidado informal es una situación de desventajas, esfuerzos y sacrificios relativos al género que conllevan a desigualdades innecesarias, evitables e injustas.

¿Por qué asumir el rol de cuidador/a implica un riesgo a la salud?

El cuidado de una persona mayor dependiente, generalmente es una actividad extensa y duradera en el tiempo, las investigaciones demuestran que quiénes asumen el rol de cuidadores/as reciben una gran IMPACTO en:

  1. La salud psicológica: experimentan angustia, estrés, pérdida de autonomía, depresión, sentimiento de culpa y frustración.
  2. La salud física: cansancio, alteraciones en el ciclo del sueño, malestar gastrointestinal, contracturas musculares, cefalea, etc.
  3. Se ven afectadas las relaciones sociales: se reduce el tiempo libre y la participación de actividades recreativas y sociales.
  4. Impacto económico: aumentan los gastos y se reducen las horas disponibles para trabajar.
  5. Autocuidado deficiente: descuido de la propia salud debido a la falta de tiempo personal.

Por estas razones los/as cuidadores/as son denominados “pacientes ocultos” ya que se encuentran expuestos a diversos factores de riesgo que afecta su salud física y psíquica y por su condición de “invisibilidad” no reciben tratamiento, intervenciones o prevención a tiempo.

¿Cuáles son las posibles soluciones?

Es fundamental señalar que los modos tradicionales de organizar socialmente el cuidado, deben ser puestos en cuestión, el cuidado de las personas mayores no puede recaer sólo en una persona, debe ser compartido con toda la familia, porque la carga y los costos que provoca son muy altos, y sólo se puede sobre llevar con la organización del trabajo familiar en forma igualitaria y equitativa entre sus miembros. Es importante destacar que el Estado tiene la responsabilidad de desarrollar políticas públicas en materia de cuidados, así como también es necesario contar con más instituciones comunitarias, redes de apoyo formales e informales que presten asistencia, que sirvan de respiro, de guía y sostén para las familias cuidadoras.

Una estrategia posible: CUIDAR(NOS) PARA CUIDAR

En estos momentos de pandemia se profundizan las problemáticas en el marco del cuidado de una persona mayor, por estos motivos, desde la carrera de Psicología de la Universidad de Congreso, un equipo de psicólog@s y estudiantes desarrollamos un programa denominado “Cuidar(nos) para Cuidar” donde de forma virtual se facilitan herramientas prácticas y estrategias que les permita a los/as cuidadores/as afrontar mejor su rol, regular el estrés, disminuir la sensación de sobrecarga y fortalecer sus habilidades de autocuidado, con el fin de promover la salud y prevenir factores de riesgo de enfermedad.

Es un servicio totalmente gratuito y para recibir el material e informarte de las próximas actividades virtuales podés inscribirte y dejar tus datos en el siguiente enlace: https://forms.gle/re4X5dmctAYoTrYA6 o enviando un mensaje al correo electrónico: proyectodecuidadoresuc@gmail.com
Lic. Tatiana Gonzalez CuziMat. 3554

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....