Priorizar las prioridades

Leslie Ungerleider dice: “En la  vida  hay que  priorizar unas  prioridades  por  encima de otras, porque  es  imposible  hacerlo todo”.  Incluso  en  este  escrito  debo  priorizar  que  es  lo más  importante que  quiero  que  meditemos y  que  quede  en nuestros  pensamientos. La pregunta  sería:  ¿porque  es  tan importante  priorizar  las  cosas  de nuestra  vida?. La  respuesta  es  muy  simple, porque  somos seres  finitos  frente  a lo  infinito  de la  temporalidad, no  tenemos  todo  el  tiempo del  mundo, el día  tiene  solo 24  horas  y de esas  horas,  a  lo  menos  8  horas  dormirás y  8  horas  trabajaras  y,  hay que comer, vestirse,  asearse, todo lo que  tiene que  ver  con la  mantención corporal,  etc. Tomar conciencia de  aquello que es  importante para nosotros, puede ayudar  a  inclinar la  balanza positivamente  a  vivir  una  vida más  coherente. Esto  es un tema  difícil, pero  como  estamos  comenzando  un  nuevo  año, quizás  sea  bueno reflexionar acerca  del  tipo  de  vida  que  queremos  y  que muchas  veces  no concuerda  con lo que  hacemos.

Si quisiéramos  saber  cuáles  son  tus  prioridades  en la  vida, solo  tendrías  que  ver  cuánto  es   la  cantidad  y  la  calidad  de tiempo  que  dedicamos  a  ciertas  actividades  del  diario vivir.

Priorizar  implica colocar  límites y,  colocar limites,  puede  significar  aprender  a decir  que no. Este  no  es un asunto trivial, hace  algunos  años ya  que  conocido  varios  libros con estos  títulos: “El  arte de  decir  no”, “Aprende  a decir  no”  y  “Libérate, no digas  si cuando  quieras  decir no”, etc., y  deben  haber  muchos otros  títulos, que  han  surgido  por  la gran  necesidad  de un público lector  agotado, cansado, y  viviendo  una  vida que  no  es lo que  quisieran. No escribo  para  dar  consejos,  solo para  crear espacios  de reflexión de  las  problemáticas  de la  vida y  de cómo  podríamos  liberarnos  de  muchas  ataduras  innecesarias. Aprender  a gestionar  nuestro  tiempo y  decir  no, puede  crear  al  comienzo  situaciones  incomodas con  los  demás, pero  demás  está  decir  lo  importante  que  es  respetarnos, y que  los  demás  también  respeten, nuestros  gustos, tiempos  y  espacios.

Otra  estrategia  importante  para optimizar  nuestro  recurso  más  precioso  que  es  el tiempo, es  colocar  atención  plena en lo  que  hacemos  y evitar  al  máximo las  distracciones. Estar  plenamente  enfocado  en  alguna  tarea  específica  permitirá  realizarla y  terminarla  en un  mínimo de tiempo.  Esto es  totalmente contrario  con lo que  conocemos ahora  de  multitarea, o  hacer  más  de una  cosa  a la  vez. Este  habito  tan  incrustado  en nuestra  cultura  genera mucho  estrés  y  desgaste en  nuestro  cerebro. El problema es que en este modo de multitarea  es más fácil cometer errores por no estar totalmente centrado en una de las actividades.

Nunca la  vida de nadie  está  en  total  equilibrio. Es una decisión consciente  elegir  tus  prioridades cada  día” (Elizabeth Hasselbeck).   Namaste.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....