«Seamos hoy, por sobre todas las cosas, más humanos que nunca»

Así lo pidió Emir Felix durante su discurso anual de inicio de sesiones ordinarias en San Rafael.

El inicio de Sesiones Ordinarias es un momento en donde los intendentes «rinden cuentas» detallando en sus discursos todas las acciones realizadas en el periodo anterior mancando las bases del año que inicia.

El jueves fue la oportunidad de Emir Félix, Intendente de San Rafael que en su discurso aprovechó para dirigirse a vecinos y empleados:

Conclusión del discurso de inicio de sesiones ordinarias del Intendente Emir Félix
Nuestra sociedad está construida sobre bases sólidas, con valores éticos, morales, culturales y también espirituales, en nuestra diversidad desde los distritos a la ciudad, desde el trabajo de nuestros agricultores, de nuestros hombres y mujeres del secano, nuestros educadores y nuestros estudiantes, nuestros empresarios, comerciantes y profesionales, nuestros jubilados y quienes trabajan en sus hogares, todos nosotros; tenemos el desafío más allá de las diferencias que nos enriquecen, de ser capaces de compartir un sueño colectivo: es ese San Rafael del que les hablo, capaz de ofrecerse al mundo como el mejor lugar donde vivir, donde formar una familia, donde poder disfrutar el tiempo de la vejez.
Sanrafaelinas, sanrafaelinos, vivimos momentos difíciles, la pandemia transformó nuestras vidas, muchas son las familias que han perdido un ser querido y otras se ven afectadas en sus ingresos. No es momento de grietas ni de diferencias estériles, no escuchemos a los mensajeros del odio ni a los descalificadores seriales. Apostemos a la tolerancia, a la comprensión, seamos hoy por sobre todas las cosas más humanos que nunca.
Quiero agradecer infinitamente al personal municipal, al personal de salud, a los agentes de seguridad, a quienes desde su lugar de responsabilidad se esfuerzan para que, a pesar de las dificultades, podamos continuar nuestras vidas con la mayor normalidad posible. A todos nuestros vecinos, los abrazo en la distancia, hoy más que nunca y le pido a Dios, por la vuelta a la cercanía, al abrazo fraterno, al afecto cotidiano, a ese contacto cercano que todos extrañamos.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....