Una nueva oportunidad para los muebles

Reinsertan materiales en desuso en el circuito productivo de emprendedores de la economía social y popular. Esta acción está enmarcada en el programa Economía Circular. Esta semana se retiraron elementos en desuso de la DINAF para reciclarlos.

Mediante acciones de impacto positivo en lo social y en lo ambiental, desde la Dirección de Economía Social y Asociatividad, del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes se comenzó con la gestión para la optimización de materiales y la reducción de desechos que pueden ser incluidos en el proceso productivo de los emprendedores. La actividad se realizó en conjunto con la Dirección General de Protección y estuvo presente su directora, Vanina Barone.

Esto se realiza en el marco del Programa de Economía Circular https://www.mendoza.gov.ar/catalogoeconomiasocial/economia-circular/

Esta semana se realizó la selección y traslado de materiales del predio de la Dirección de Niñez Adolescencia y Familia (DINAF). Los emprendedores pudieron rescatar muebles en desuso, hierros, archiveros, tirantes de madera, estructuras metálicas, carcasas de aparatos eléctricos, gabinetes metálicos, estructuras de hierro y algunas mesas de luz o mesadas, entre otros.

Junto con el Depósito de Bajas se coordinó el retiro de materiales que están con la baja administrativa efectiva y ocupan mucho lugar en los depósitos. “La economía circular es el conjunto de actividades de fabricación y refabricación que se caracterizan por el uso eficaz y eficiente de los recursos, a fin de lograr una producción óptima, un consumo sostenible y una mínima producción de residuos”, comentó la directora del área, Lorena Meschini.

Asimismo, sostuvo que “en función de este concepto, se viene trabajando para coordinar la oferta y la demanda de materiales que solicitan los emprendedores, colaborando también con el traslado y la fiscalización. Además, en cada caso, se ha corroborado formalmente la disposición final de cada material, evitando así que queden tirados en un vertedero a cielo abierto, contaminando el suelo y las napas”.

Es necesario remarcar que a través de estas acciones de economía circular no se trabaja para limpiar la “basura” ni trasladarla de las empresas a los hogares de los productores. Por el contrario, el objetivo es reinsertar en el circuito productivo de los emprendedores de la economía social, aquellos materiales o mobiliario que no están siendo utilizados por roturas parciales o por obsolescencia. 

¿Cómo fue el camino?

En 2017 se comenzó con las primeras gestiones de circularidad, con la reinserción de materiales reutilizables, todos donados por empresas privadas en esa oportunidad. Así, durante 2017 y 2018 las empresas Holcim SA y Verallia pusieron a disposición pallets y demás materiales para que en días y horarios determinados, un grupo de emprendedores coordinados por la Dirección de Economía Social se acercara a las plantas de trabajo para retirarlos. 

En 2019, se coordinó el retiro de papel, vidrio y cortes madera con el área de Higiene y Seguridad de una conocida empresa constructora y de la empresa de logística UPS.

En el contexto de pandemia que transitamos durante el 2020, la empresa Sancor Seguros se puso en contacto con el área de Desarrollo Social para que juntos le dieran una solución sustentable a la gran cantidad de televisores y aparatos electrónicos averiados y sin reparación efectiva que se encontraban en un depósito del sector de siniestros de la empresa. 

Estos aparatos poseían la póliza de seguro por falla o rotura y, debido a la situación de aislamiento obligatorio que se atravesaba, no contaban con una reparación rápida, lo cual causaba el aumento considerable de aparatos electrónicos en el establecimiento. “La empresa conocía las actividades de economía circular que veníamos desarrollando y propuso donar todos los televisores, celulares y tablets a la planta de Recuperadores Urbanos Los Triunfadores”, comentó Meschini, y agregó: “También nos encargamos de la logística, traslado y la obtención de las certificaciones de disposición final de esos aparatos. Además, desarrollamos un informe de trazabilidad para visibilizar cómo se iba a gestionar cada etapa de la recuperación de materiales. De esta forma, el proceso abarcó un amplio abanico de actores. Esto queda explicado visualmente a partir de la metodología de la economía circular “de la cuna a la cuna”.

  • Infograma del Proceso de Trazabilidad

Desde que se comenzó, en 2017, con las actividades enmarcadas en la economía circular, se ha colaborado con más de 50 emprendimientos de la economía social, popular y solidaria para que consigan sus materiales de una forma económica y solidaria, colaborando en el proceso productivo que determina la generación y sostenibilidad de trabajo genuino. Y, en el caso del trabajo de los Recuperadores Urbanos de la Cooperativa Los Triunfadores, el abanico de participación de actores beneficiados con la reinserción de materiales es mayor aún. En todos los aparatos que se trasladaron hacia la planta de Los Triunfadores, se separaron y reutilizaron los tornillos, arandelas y tuercas. También, el metal y el cobre de los cables que se comercializó en las chacaritas y que generó un ingreso económico para la cooperativa. 

“Sostenemos que los principios de la economía social, como la solidaridad, la participación y la cooperación, son valores fundamentales en estos momentos de crisis. Hoy más que nunca la empatía y el respeto por las demás personas y por el ambiente deben ser nuestro motor de trabajo”, resaltó Meschini. Además, pidió a los interesados en sumarse a esta campaña que se comuniquen con la Secretaría Técnica de la Dirección de Economía Social y Asociatividad a través del correo electrónico catalogoesocial@gmail.com.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....