Vivir con entusiasmo

No  puedo  negar  que  me  encantan  los  dinosaurios, pero  si hay  alguien  que  supera  mi  entusiasmo por  ellos  es Luciana, mi  nieta. Cuando  supo  que  se estrenaría una  nueva película  en el  cine sobre  la  serie   de Jurassic  Park, le propuse que fuéramos a  ver  la  película. En la  última  semana fue increíble  ver su  entusiasmo, cada  día  me decía “solo  faltan  tres  días”, y  luego,  al  otro  día, “Tata,  solo  falta  un día”. Lo que  paso en el cine,  es para  otra  historia, pero  lo que  quiero  resaltar  acá  es el valor que  tiene  en nuestras  vidas  mantener vivo  el  entusiasmo por  lo  que  hacemos.

La palabra entusiasmo procede del griego enthousiasmós, que viene a significar etimológicamente algo así como ‘rapto divino’ o ‘posesión divina’. De  acuerdo a la  mitología  griega, la idea que hay detrás, es que cuando nos dejamos llevar por el entusiasmo es un dios el que entra en nosotros y se sirve de nuestra persona para manifestarse, como les ocurría —creían los griegos— a los poetas, los profetas y los enamorados.

Podemos  elegir  vivir  una  vida  con entusiasmo y la  clave acá  seria  colocar  la  determinación por  sobre las  emociones, no  podemos  colocar  primero  en la vida  las  emociones porque,  sencillamente,  son  muy  cambiantes. Cada  día  te  puedes  sentir  diferente, pero  si  ya  hemos  determinado  realizar  una  actividad  que  nos apasiona,  las  emociones  luego  cambiaran  de seguro. En algunas  actividades  veo  gente que  esta  desconforme  con ellas  y  observándolas  detenidamente  uno piensa: ¿ Y porque  no  cambia  de  actividad? ¿Por qué  sigue  haciendo algo  que  no  la  llena  realmente?. Bueno,  la  respuesta  es porque  no  nos  detenemos  a  pensar y  a reflexionar acerca de  la  vida  que  estamos  llevando.

Elegir  actividades  que  nos apasionan es  otra  muy  buena  estrategia  para  infundir  en  nuestras  rutinas  de  vida   diaria  entusiasmo. Una  de las  razones por las  cuales  muchas  de las  cosas  que  componente un día  ordinario de  una  persona no  son relevantes ni  trascendentes para  ellas, es  porque  realmente no les  gustan. Optar  por  el  cambio  de  actividades y  patrones  de vida puede  ser  como  nacer de  nuevo. Algo tan sencillo como  decidir  salir  a  una  caminata  con amigos puede  ser  una  inyección de  entusiasmo y  motivación en la  vida  de  cualquier  persona o anotarse  a  unas  clases  de ejercicio, baile o  yoga, sin duda  puede  sembrar  semillas  de  entusiasmo  y  vitalidad  en la  vida  de  cualquier  persona.

Eliminar las distracciones: no podemos estar interesados en varias cosas al mismo tiempo y tener el mismo nivel de entusiasmo con todas. Así no funciona el cerebro. El entusiasmo es como la energía, no se crea ni se destruye, solo se transforma o cambia de medio. Haz una lista objetiva de las cosas que realmente te convienen y deseas alcanzar y concéntrate al máximo en ellas.

Gran parte  de la pérdida del  entusiasmo e incluso  movilidad física en las  personas genera  una  caída  en la  capacidad  de  disfrutar de la  vida, siempre  que  invitamos  a un amigo a participar de  actividades  recreativas o  de arte, muchos  responden que  tienen  muchas  cosas  que  hacer, y que  estamos  muy  ocupados. Una  sociedad  sumida  en el  hacer  y el  tener,  no  puede  llenar los  vacíos del  ser.

Namaste

1 Comentario

  1. Erika González
    14 de julio de 2022 - 11:22

    Entonces, actuar y cambiar la mente a vivir con más entusiasmo. Tiene sentido porq muchos q ponen en práctica ésto, son, a veces, hasta más longevos. Saludos cordiales

    Reply

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribinos ....